Mariano Blatt - Papelitos de locura




No me di cuenta

Estoy con Brian
en Arata.
Son las seis
las siete
algo así.
Venimos de tomar md
con la punta de los dedos.
Va saliendo el sol
por atrás del globo de Malvinas.
Estuvimos toda la noche
en la terraza de la casa de Juanjo.
En un momento
yo entré al baño
pensando que no había nadie
pero estaba Brian.
Le dije perdón
él me dijo no importa
quedate.
Tenía md en la punta del dedo.
Se lo chupé.
Ahora
Brian tiene las manos en los bolsillos.
Le pregunto si le quedó algo.
Saca una bolsita
sucia pero vacía.
Saca el Motorola.
Brillan la pantalla del touch
y el piercing plateado de arriba de la boquita.
Creo que se escuchan unos teros.
Siento que me voy quedando dormido
de parado
y empiezo a ver algo turquesa
verde agua
una forma
violeta
que gira
y hay como unos delfines
que van saltando
adentro de...
adentro de...
adentro de unas gorras
adentro de unas gorras de baseball.
Digo la palabra “submundo” en voz alta.
Brian dice ¿eh?
Todo pasa muy lento
y liviano.
Por un momento
no sé bien dónde estamos
ni a dónde queremos ir.
No me acuerdo si Brian me agarra de la muñeca
o yo lo hago por mi cuenta
pero al rato
tengo la mano
metida adentro de su pantalón.
Entonces
vemos cómo
dando la vueltita por arriba del viaducto
Constituyentes-Chorroarín
van viniendo
dos cuatris de la Metropolitana.



Papelitos de locura

estaban tirando
papelitos de locura
así que todos íbamos caminando entre
papelitos de locura
algunos
papelitos de locura
estaban escritos
pero otros
no
simplemente
estaban en blanco
después de un rato
llegamos al barrio
nos subimos a las bicis
y a medida que pasaba el tiempo
pasaba también el paisaje
por adelante de mí
ahora
por ejemplo
pasaba una casa de tejas rojas
y piedras a la vista en el frente
una casa tipo chalet
según se dice
lo loco es que yo ya no estaba en la bici
estaba sentado en la vereda
y la calle giraba como cuando gira el mundo
pero en cámara rápida
lo lindo es que así pasaban las estaciones
y la casa tipo chalet también
estaba ahí
otoño casa chalet invierno casa chalet
verano casa chalet primavera casa chalet
árbol con hojas verdes
árbol con hojas amarillas
árbol sin hojas
después
despacito
caía el sol
y en la vereda se prendían otros fuegos
que iban iluminándonos las caras
y cuando salva  le daba mecha
y cuando nahuel le daba mecha
y cuando kevin  preguntaba si tiraba
siiiiiii, tiiiiiira
y cuando kevin le daba mecha
y cuando brian escribía en la pared
“briam”
y cuando elías me miraba de reojo
la vida era entonces una cosa real
porque pasaba una parte adentro mío
y otra un poco más afuera
justo arriba de la cabeza
como un tubito de luz amarillo
que a veces crecía
y a veces se achicaba
hasta casi casi desaparecer
y cuando elías caía con una birra helada
porque las guardaba en el freezer del kiosco
era una botella de quilmes con escarchitas en el cuello
que yo acariciaba
con la yemas de los dedos
esa imagen
se sostuvo
un instante
recién
acá
dibujada
en un papelito de locura
que me encontré
en el bolsillo de atrás
así que quiero levantar
esta tarde mi voz
para dar las gracias
al estado
por haber planeado alguna vez construir una autopista
expropiar todos estos terrenos
y después nunca más construir ninguna autopista
miren cómo quedó la calle donado:
y quiero dar las gracias
también
a elías
por guardar siempre las cervezas en el freezer del kiosco
por usar esas remeras
por tener unos brazos como los que tiene
sin pedir nunca  nada a cambio
y quiero dar las gracias
por eso alzo mi voz
a salva
por jugar tan bien al fútbol
y por ser mi amigo
y quiero agradecer
una vez más a dios
que hizo
como todos sabemos
todo
y que hizo
como todos sabemos
nada


Diego Bonnefoi

mataron a un pibe por la espalda en Bariloche
mataron a un pibe por la espalda en Bariloche
mataron a un pibe por la espalda en Bariloche
que se llamaba Diego Bonnefoi
que se llamaba Diego Bonnefoi
que se llamaba Diego Bonnefoi
pero la vida sigue igual
pero la vida sigue igual
pero la vida sigue igual
te compraste zapatillas nuevas
te compraste zapatillas nuevas
te compraste zapatillas nuevas
ese es un hecho de la realidad
ese es un hecho de la realidad
ese es un hecho de la realidad
a lo mejor algún día
a lo mejor algún día
a lo mejor algún día
Diego Bonnefoi vuelva en formato de música electrónica
Diego Bonnefoi vuelva en formato de música electrónica
Diego Bonnefoi vuelva en formato de música electrónica
y en las pistas en sótanos de todo el mundo
y en las pistas en sótanos de todo el mundo
y en las pistas en sótanos de todo el mundo
los pibes levantamos las manos
los pibes levantamos las manos
los pibes levantamos las manos
los que tomaron éxtasis
los que tomaron éxtasis
los que tomaron éxtasis
que levanten las manos
que levanten las manos
que levanten las manos
en memoria de Diego Bonnefoi
en memoria de Diego Bonnefoi
en memoria de Diego Bonnefoi
en tributo a su espalda
en tributo a su espalda
en tributo a su espalda
por eso también bailamos
por eso también bailamos
por eso también bailamos
y en todo el mundo hay un montón de pibes
y en todo el mundo hay un montón de pibes
y en todo el mundo hay un montón de pibes
que no bailan para salir en la foto
que no bailan para salir en la foto
que no bailan para salir en la foto
bailan para que mañana
bailan para que mañana
bailan para que mañana
a la mañana salga el sol radiante
a la mañana salga el sol radiante
a la mañana salga el sol radiante
si es posible y si eso no es posible
si es posible y si eso no es posible
si es posible y si eso no es posible
que no haya en este mundo
que no haya en este mundo
que no haya en este mundo
nunca más cosas imposibles
nunca más cosas imposibles
nunca más cosas imposibles
que no haya en este mundo
que no haya en este mundo
que no haya en este mundo
y que no haya en ese mundo
y que no haya en ese mundo
y que no haya en ese mundo
nunca más una cordillera
nunca más una cordillera
nunca más una cordillera
de los andes que solo haya
de los andes que solo haya
de los andes que solo haya
hechos de la realidad
hechos de la realidad
hechos de la realidad
sucedidos unos atrás de otros
sucedidos unos atrás de otros
sucedidos unos atrás de otros
y la espalda de Diego Bonnefoi
y la espalda de Diego Bonnefoi
y la espalda de Diego Bonnefoi
esté ahora también
esté ahora también
esté ahora también
corriendo a la intemperie
corriendo a la intemperie
corriendo a la intemperie
bajo este sol radiante
bajo este sol radiante
bajo este sol radiante
flores en la ladera de la primavera
flores en la ladera de la primavera
flores en la ladera de la primavera


Tranquilo, no vas a poder describir en este momento este momento

Traaaanquilo, Mariano
no vas a poder describir en este momento
este momento.
Aunque ahora
que mi 111 semi vacío
deja atrás Federico Lacroze
me acomodo contra el vidrio
y apenas
miro
pasar
la Avenida Guzmán
la Avenida del Campo
la calle Llerena
la Avenida Constituyentes.

Hace un rato
no hace mucho
hace un rato
a ese skater flaco y tranquilo
que viaja sostenido
del pasamanos
le sonó el celular.
Algo me puso contento:
iba a escuchar cómo hablaba.
Pero no,
por suerte.
Se llevó el aparatito al oído,
sí,
y vi que hablaba,
sí,
aunque suave, inaudible.
Qué alegría
el chico que me gusta
habla bajo cuando está con desconocidos.
Qué tristeza
el chico que me gusta
tiene los ojos oscuros
y hundidos.
Además,
para peor
o para mejor
el sol entra oblicuo y naranja.
Siempre estarás conmigo
querido barrio de Parque Chas.
Antes de bajar
paso bien cerca suyo.
Le huelo el cuello y apenas
con la punta de la lengua
le toco el lóbulo de la oreja.
Yo me bajo acá,
amigo,
esa es mi casa.
¿Vos seguís?



Lo que le tocó en vida

Lo que le tocó en vida
a ese animalito
que iba caminando anoche a las 2 de la noche
con una campera
Diadora.
Todo lo que le tocó en vida
que es a la vez tanto
y a la vez no mucho:
este barrio
le tocó
esa vereda, una y otra vez
el murito
los pibes
el frío
que es a la vez tanto
los dientes
blancos
uno al lado del otro
más o menos separados
según cuál
y esa campera
Diadora
y el buzo gris
que llevaba abajo
las manos en los bolsillos
le tocó
tener que vestirse
así
con esas zapatillas
ese pantalón
y andar
le tocó sobre todo
tener que andar
alguien podría decir
es lo único que le tocó
a ese animalito
la vía del tren
allá
acá
da lo mismo
y lo mismo es a la vez tanto
aunque a veces
lo mismo no es mucho
pero a ese animalito
algo le tocó
en vida.
Lo que le tocó
en vida
a ese animalito
andar por la vereda
a esa hora
las 2 de la noche
con las manos en los bolsillos
tocando
unas monedas
la derecha
y tocando
la tela de la campera
la izquierda
y eso
izquierda o derecha
son a la vez mucho
pero ni tanto
podrían ser más cosas
las que le tocaron
en vida
a este animalito
vestido y andando
pronto
ligero
el murito
eso
el murito le gusta
estar en el murito
juntarse
ahí
con los otros animalitos
tomar del pico de una botella
de vidrio
cerveza
y fumar
envuelto
arrollado
en una hojita blanca
un montoncito
de yerba
que antes
con las manos
es decir
con los dedos
ese animalito
picó
es decir
trituró
con la yema de los dedos
y el filo de las uñas
eso le tocó en vida
entre otras cosas
picar porro apoyado en el murito
para fumar
después
con otros animalitos
que entre ellos se reconocen
como amigos
como la banda
como los pibes
así se llaman
entre ellos
la banda
o los pibes
voy con los pibes
estoy con los pibes
acá
en el murito
picando porro
fumando porro
tomando birra
hablando de nada
matándome de risa
a las 2 de la noche
a las 4 de la tarde
a las 7
a cualquier hora
ese animalito
puede pasar
por el murito
y ver
si hay algún otro animalito
miembro de la banda
y si hay
se queda
pero si no hay
también se queda
con las manos en los bolsillos
tocando
la izquierda
el nylon
que envuelve la piedra
la derecha
el celu
a ver si vibra
y si vibra
quién es
qué es
un mensaje
de otro animalito
que sabe
usar un celu
y con los dedos
más bien con la yema
puede tocar las teclas
para decirle
a ese animalito
que está en el muro
que ya va
que lo banque
así se comunican
los animalitos
cuando no están juntos
en el murito
porque cuando sí están juntos
se comunican de otra manera
se abrazan
se pasan
los brazos por atrás del cuello
y se quedan un rato
más o menos largo
según quién
según cuándo
así
uno al lado de otro
hablando
con otro
que capaz
está en frente
de estos dos animalitos
y la charla
en algún momento
lleva
a que le pegue
una piña
en la panza
porque uno le dijo
prendete de esta
es que la charla venía así
vamos a fumar
dale
prendelo
y ahí
le dijo
prendete de esta
por eso
un animalito
le pega al otro
en la panza
así se comunican
así se forman
los lazos
que unen
a la bandita
a los amigos
a los pibes
y estar unidos
es importante
porque entonces
después
cada uno
en su casa
puede recordar
algún momento
un comentario
puede ser un gesto
una risa
algo que causó una risa
más temprano
cuando estaban en el murito
recordar eso
cada uno
en su casa
en algún momento
algunos una cosa
otros otra
pero a todos
los animalitos
que forman parte
de la banda
recordar algo
les hace bien
y estar bien
es lo que les tocó en vida
a esos animalitos
por eso
es importante
tener una banda
que se junte
en el murito
y que la policía no moleste
que en paraguay siga creciendo porro
y si es posible
lo desea cualquier animalito
que nadie tenga que trabajar
por poca plata
para que haya porro
aunque sea en paraguay
que para nosotros es lejos
o no tanto
pero hay algunos animalitos
también
que saben
cosechar
que aprendieron
o intuyeron
algunos aspectos
importantes
sobre el mundo
de las plantas
saben
algunos animalitos
cómo es el tema
de la tierra
las semillas
las plantas
que crecen
el sol
el agua
es raro
piensan los animalitos
todo es raro
el murito
también es raro
es decir
que alguien haya apilado
uno arriba de otro
una cantidad de ladrillos
ni hablar
de lo raro
que son los ladrillos
es decir
que alguien
alguna vez
haya hecho un ladrillo
y haya dicho
si es que dijo
esto es un ladrillo
y poniendo uno
arriba de otro
se construyen muritos
es raro
que ese momento
en la historia de los animalitos
tenga tanto que ver
con este otro momento
también parte
de la larga historia de los animalitos
bajo este cielo
es decir
este momento en que ahora
a las 2 de la noche
algunos animalitos
forman la banda
los pibes
el grupo
y se pasan
un enrolladito
que arde en la punta
y que al llevarlo a la boca
apoyarlo entre los labios
y respirar
se enciende
arde
quema
el relleno
y el humo
entra
a los pulmones
animalitos
que aguantan la respiración
para que la sangre que pasa
por los pulmones
se lleve
algo
y eso viaja
hasta el cerebro
no sé
es raro
todo
el murito
los pibes
los animalitos
es raro
como mínimo
por no decir otra cosa
porque yo podría decir
no sólo es raro
sino que es muy lindo
es increíble
me llena de alegría
y a la vez de tristeza
que haya pibes
en el murito
fumando porro
siendo amigos
construyendo en sus corazones
un sentimiento muy pero muy fuerte
un sentimiento
que es
el sentimiento de la amistad
del amor
entre animalitos
eso me llena de alegría
podría decir
que es increíble
que es todo
y podría decir
no sé si lo dije
pero lo quería decir
todo esto que pensaba
acerca del murito
del inventor del ladrillo
de las plantas
de los que saben hacer muritos
de paraguay
y de mil cosas más.
La verdad de todo esto
bah
decir la verdad
es un poco mucho
pero tampoco tanto
es algo
no sé cuánto
pero la verdad de todo esto
es que anoche yo venía andando en bici
por ahí
y vi a un chico
caminando
con una campera
Diadora
y abajo un buzo gris
con las manos en los bolsillos
con la capucha puesta
caminando para el lado de la calle Empedrado
y yo pensé
lo que le tocó en vida
a ese animalito
estar caminando ahí
ahora
o sea
ayer
es decir

ayer a la noche.



Ilustración: Fernanda Bragone


Por eso también bailamos - Milton López

                Los poemas de Mariano Blatt se forjan en una interesante doble tensión:
                Invitan a quedarse: las imágenes alucinantes se extienden como la luz sobre los objetos en estado de éxtasis, un estado en el que se percibe todo como sublime, observado en su máxima belleza y erotismo; y a la vez invitan a seguir un ritmo de música electrónica, los versos son breves y en su mayoría traen liviandad, pronunciándolos en voz alta uno se siente atrapado por esa melodía que lo tienta a seguir avanzando. El lector se encuentra ante la intensidad de sus relatos, lo que atrae es la presencia de una intimidad. Porque también nos cuentan algo cercano, fácilmente imaginable, y en esa simpleza se esconden sensaciones con alto potencial, que no solo quedan en la cabeza, sino que se extienden hacia el resto del cuerpo y se expanden en todos los sentidos. Como una sustancia que se acaba de ingerir.
                La importancia que Mariano le da a las personas en su escritura es fundamental, el yo de los textos es también vocero de un grupo determinado de pibes, abandonados al completo disfrute del día y de la noche. El poeta es el encargado de reproducir sus expresiones, sus tonos de voz. Pertenecientes a una clase social marginada, a una tribu, Mariano los reivindica en sus individualidades, haciendo uso de nombres propios, y los admira también en su conjunto, mostrando todo su agradecimiento hacia ellos, como seres queridos con los que compartió momentos únicos. Se detiene en pequeños detalles que quedan en la memoria, volviéndolos reales. Desde expresiones coloquiales que emulan la oralidad nos hace entrar de lleno en ese mundo, y en lo que ese mundo tiene de poético.
                Allí podemos sentir nuevamente el contacto con el vidrio frio de una Quilmes, el humo provocando sensaciones coloridas, los papelitos de locura cayendo sobre nuestras cabezas, el calor de un sol radiante. Mariano es un DJ que nos presenta mundos posibles en su extensión y fluir cotidiano, el ritmo de los versos se potencia con los juegos de palabras y la repetición, así puede hacer ingresar imágenes exteriores, expresiones orales, sonidos y paisajes urbanos, reflexiones, sentimientos y emociones, en un combo que da como resultado la transmisión de una experiencia y una percepción sumamente íntimas, difíciles de poner en palabras.
                Mariano nos deja sin palabras, nos deja en un estado que excede el lenguaje, es una poesía que nos hace alucinar. Una poesía que se concibe novedosa a la vez que entra en contacto con un nervio interior que conmueve el pensamiento. Nos hace bailar con la palabra. A través de elementos contemporáneos logra un cable a tierra que le insufla frescura. Leo en voz alta a Mariano Blatt y entro en ese tono. Recomiendo que escuchen los poemas pronunciados por su propia voz:



No hay comentarios:

Publicar un comentario